Contenido

Mantengamos la Esperanza
Publicado el Mon 16 Oct, 2017
por J.R. Román, motivador

Por mucho tiempo estaremos hablando del huracán María, y aunque queramos olvidar este acontecimiento cada vez que escuchemos ese nombre "María" volveremos a recordar lo que nos hizo pasar. Dicen que las emociones duran 90 segundos, pero los sentimientos duran toda una vida. Estos sentimientos que hemos experimentado en esta crisis seguramente jamás los habíamos sentido. La desesperanza comienza a reinar en la “psiquis” de los habitantes de nuestra Isla, sin embargo, la esperanza es la nos inspira, nos impulsa a seguir, nos repone la energía después de cada derrota o nos levanta después de cada caída.

Ante la situación que estamos enfrentando tenemos la opción de elegir qué sentir. La esperanza es un sentimiento tuyo que puedes redescubrir y hacer crecer con la ayuda de Dios, de las personas que te rodean, de lo que haces cada día. La esperanza no la pierdes, está en ti y solo tienes que reavivarla. Tal vez hoy lo veas todo oscuro, pero nada es eterno, todo en la vida tiene una razón de ser y tiene su lado positivo. Hay que perseverar, tener fe y esperanza. 

Una de las cosas que podemos hacer es una reingeniería mental para desactivar los pensamientos negativos que se han creados ante esta crisis. Una de mis recomendaciones es que te mantengas en Dieta Mental. Por cada minuto negativo que pasas, necesitas 11 minutos positivos para volver a la normalidad. Es importante reunirse con personas que tengan fe en el futuro y la confianza que algo bueno sacaremos de esta crisis. Ten pasión y compromiso con el país, con el futuro, apodérate, rodéate de personas que crean que se puede salir adelante, va a tomar tiempo, pero se puede. 

Hay que tener un estado de ánimo lleno de confianza, pregúntate: ¿Qué tengo que hacer? ¿Cómo debo comportarme? Define un Plan paso a paso. Comunícate contigo en una forma positiva, tus pensamientos determinan como vas a salir de la crisis. Cambia la forma de mirar las cosas y las cosas cambiaran.

La esperanza da sentido a la vida, sana el alma.  Es un detonante para ponernos en marcha y enviarnos a trabajar con fuerza detrás de un ideal. En la práctica trabajamos, nos movemos y actuamos porque tenemos la esperanza de mejorar lo que estamos viviendo, de llegar a alguna parte, de lograr un objetivo, de alcanzar una meta o hacer realidad un sueño.

Tener esperanza no es creer en las soluciones mágicas, sino mantener una visión positiva y creativa que nos de ánimo y nos impulse a luchar sin descanso para alcanzar la felicidad, la plenitud y la alegría.  La vida no te dará lo que pidas, té dará lo que lleves adentro de tu cabeza, de tu corazón y de tu visión. Revisa donde están tus pensamientos, están en el pasado, en el problema o en la crisis. Es aquí y ahora que comienza una nueva temporada donde se requiere que te revises, te renueves, te reinventes y te relances a conquistar un nuevo destino. Recuerda que la fuerza de la esperanza nos elevará por encima de las adversidades y nos llevará adonde queremos llegar.

NUESTROS PATROCINADORES


Sitemap